Acuerdos Políticos

Justamente a mitad de Sexenio y después de casi 10 años de gobierno, el PAN ha nombrado a

su primer Secretario deHacienda emanado de las filas blanquiazules, se trata del exsecretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero.  Su nombramiento tuvo lugar en el marco del anuncio que nombraba al Dr. Agustín Carstens como el candidato idóneo para Gobernar el Banco de México durante los siguientes 6 años.

Con estas acciones el gabinete económico del Presidente Calderón se reacomoda para afrontar los últimos 3 años de gobierno (algunos dicen que los últimos de gobierno del PAN) y se enfilan hacía la competencia política del 2012; sin embargo estos cambios pueden debilitar más que fortalecer la economía mexicana, tanto a corto como a largo plazo dependiendo de las decisiones que ambos actores económicos lleguen a tomar.

Tanto Agustín Carstens como Ernesto Cordero son fieles “colaboradores” del gobierno federal y en específico de Felipe Calderón, lo cuál inmediatamente ha despertado un sinfín de especulaciones, que van desde candidaturas a la presidencia en el 2012 hasta una autonomía del Banco de México que le permita tomar decisiones autónomas siempre que el presidente esté de acuerdo.

Estos 2 nombramientos dejan en claro un hecho innegable: La gobernabilidad del país está sujeta a la amistad con el Presidente Calderón y no a las capacidades intrínsecas de los Secretarios de Estado. La pregunta en el aire es: ¿Podrá su gabinete de amigos hacer frente a las reformas estructurales que el país necesita? ¿Tendrán siquiera la intención de cabildear para sacar adelante estas reformas?  En mi opinión los cambios obedecen más a una estrategia política que pretende posicionar al PAN para el 2012 en lugar de ayudar al país a sortear la actual crisis económica e implementar medidas de recuperación.

Es imperante que México y sus instituciones comiencen a crear proyectos económicos a largo plazo, proyectos de nación que trasciendan a los sexenios y partidos políticos en el poder, sobretodo considerando el momento tan difícil en el que nos encontramos: Vamos saliendo o intentando salir de la peor crisis mundial en la historia reciente, tenemos un déficit presupuestario del 4.5% lo que implica 2 puntos porcentuales arriba del 2007 y un gran agujero fiscal debido a la alta dependencia de los ingresos petroleros y la extremadamente baja recaudación fiscal y desde luego el excesivo gasto corriente del Gobierno que aun desapareciendo Secretarías, al no desaparecer los privilegios jamás disminuye.

Si el panismo en México realmente quiere trascender y marcar su paso por el poder, debe pugnar por respetar pase lo que pase la autonomía del Banco de México, (tal como propusiera Calderón en su paso por la Cámara de diputados y Agustín Carstens desde el mismo Banco de México y el FMI) para que éste pueda consolidar su nueva administración a nivel nacional e internacional y con eso la confianza de inversión pueda paulatinamente regresar y aumentar.  De igual forma la Secretaría de Hacienda debería ponerse de forma urgente en trabajar en todos los sentidos para realizar la profunda y amplia reforma fiscal que necesita el país, una reforma que se centre en aumentar la recaudación aumentando la base gravable de forma sustentable sin que esto represente que los contribuyentes cautivos paguen cada vez más impuestos y los grandes corporativos cada vez paguen menos.

En mi opinión ambos funcionarios tienen las credenciales necesarias para desempeñar sus nuevos cargos y asumir nuevas responsabilidades, sin embargo desde mi perspectiva los relevos son llevados a cabo para abrir el abanico de posibilidades del PAN en cuanto al nombramiento de un candidato que contienda para la presidencia en 2012. Recordemos que salvo el Dr. Carstens tanto Ernesto Cordero como Herbierto Felix ahora Secretario de Desarrollo Social, podrían ser fuertes contendientes para obtener la candidatura para el 2012, debido a los reflectores que tendrán durante la segunda mitad del sexenio y por la estrecha relación que tienen con Felipe Calderón.

¿Qué podemos hacer para exigir que nuestros mandatarios hagan su trabajo pensando en los Mexicanos y no nada más pensando en sus partidos? Creo que lo que debemos hacer es eso: EXIGIR.

Anuncios