Manzana PodridaEn días recientes he tenido la oportunidad de conocer una sociedad Europea de las más avanzadas en cuanto a civilidad y bienestar social se refiere: Suecia. Y la critica de hoy no va a ser una referencia en la cuestión económica o política acerca de porque este país esta en las condiciones que está y el nuestro no avanza.

Dejando lo anterior de lado, hay un factor clave que es urgente reformar en México: La Conducta Social.

Es tristemente una realidad ver como día a día nuestro querido México se descompone socialmente, y a diferencia de las discusiones huecas que llevan a cabo nuestros señores legisladores acerca de si los gays deben o no contraer matrimonio o deben o no adoptar un hijo, que dicho sea de paso ya podían intentarlo debido a que las leyes en ningún momento limitaban tu preferencia sexual para iniciar el proceso de adopción; debemos preocuparnos al voltear y vernos inmersos en una sociedad egocéntrica, basada únicamente en el progreso personal a costa de lo que sea. La clásica frase que reza: “El fin justifica los medios”.

Cuando los medios son legales y en base a tu trabajo, el fin los justifica ampliamente, pero cuando los medios son la corrupción, el trafico de influencias o delitos como el robo o el fraude es cuando en mi opinión nos topamos con una putrefacción social desarrollada a tal grado que ha podido llegar a ser aceptada.

Tenemos en Puebla uno de muchos casos con las famosas inmobiliarias, SITMA, INVERGROUP, COFIA y la chiquillada, en plena crisis inmobiliaria a nivel mundial los señores ofreciendo contratos en los que se prometen 12 puntos porcentuales de rendimiento anual por el simple hecho de prestar tu dinero, pero peor aún tenemos “especialistas” financieros como Erick Guerrero de TV Azteca que se prestaba al engaño por unas cuantas monedas de plata. ¿Qué genera este gran engaño? La falta de recursos para salir adelante, la falta de cultura de inversión de la gente y sobretodo alimenta la sed de poder de los dueños de dichas empresas que a costa del trabajo honrado de miles de poblanos tenían que llenar sus bolsillos, al menos temporalmente.

Pero queda una interrogante importante: ¿Por qué el gobierno nunca dijo nada? ¿Por qué ningún especialista informó? Y las respuestas como siempre se encuentran fácil: El gobierno sabía del megafraude que se estaba llevando a cabo, las mismas dependencias tenían dinero invertido en COFIA, tan cercana era la relación que algunos tramites de gobierno podían incluso ser pagados ahí. Sin embargo el gobierno teniendo información privilegiada, supo cuando retirar su dinero a tiempo (o nuestro dinero).

Los especialistas jugaron al mago e hicieron como que la virgen les hablaba operando de la misma manera, llevándose el dinero de los pobres y sacando de estas cajas de inversión su dinero a tiempo.

¿Qué estamos haciendo como sociedad que permitimos que los corruptos y rateros siempre ganen, y la gente humilde, honrada que trabaja día a día para ganarse los pocos pesos que tiene siempre pierda?

Simplemente nos hemos convertido en cómplices porque a nuestra manera y a nuestras posibilidades actuamos igual que ellos.

¿Cuántos hemos recibido dinero de más al comprar cualquier producto?…¿Cuántos lo han devuelto? ¿Cuántos nos hemos encontrado un celular en la calle?…¿Cuántos lo han devuelto? ¿Cuántos nos hemos encontrado una cartera con identificaciones y ni se diga dinero?…¿Cuántos la han devuelto?

Y estos pocos ejemplos nos bastan para ilustrar lo descompuestos que nos hemos permitido llegar a ser, cuantos nos hemos pasado un alto….”Hay pues no pasa nada” o damos vuelta en un lugar prohibido o no utilizamos los puentes peatonales o manejamos con copas, o violamos flagrantemente la ley…”Pues al fin que no pasa nada”.

No es cuestión de que pase o no pase, es cuestión de que debemos ser consientes como ciudadanos que si algún día aspiramos a tener el nivel de vida que tienen los países desarrollados, primero debemos aspirar a tener una cultura como ciudadanos de primer mundo, porque el gobierno puede ser de izquierda o de derecha, Comunista o neoliberal, pero la base del desarrollo está en la ciudadanía, está en el pueblo está en nosotros mismos.

Siempre que se hace una comparación entre un país de primer mundo y mi querido México siempre escucho: “No compares porque eso es otro mundo…” “No hay punto de comparación nosotros nacimos en México y ellos allá..” ¿Pero saben?, precisamente porque somos Mexicanos deberíamos darnos cuenta que el cambio va a empezar por nosotros, mejores ciudadanos exigen mejores leyes y mejores leyes exigen mejores políticos y mejores políticos ayudan a tener un mejor país.

Abramos ya los ojos porque cuando escucho que un ciudadano honrado, honesto y trabajador pierde su tarjeta de debito y una bola de ampones y tristemente poblanos hacen mal uso de ella y una bola de ampones empresarios no cumplen la ley pidiendo la identificación pertinente haciendo que el ciudadano pierda un mes de su sueldo y su aguinaldo…realmente me indigna y me exaspera ver que mi querido México se cae a pedazos, que su sociedad se pudre, y que nadie quiere hacer nada…

Anuncios