¿Se puede hacer campaña solo con 140 caracteres? En estos últimos 2 años todo parece indicar que no solamente son suficientes, sino que son incluso demasiadas letras. Bastó un “Yes We Can” para que hace dos años Barack Obama llevara su mensaje político por cada uno de los rincones de Estados Unidos y a la postre fuera un factor clave que ayudó a conseguir el triunfo. Si bien es cierto que las telecomunicaciones y acceso a internet estadounidenses tienen un nivel de penetración en la población mucho mayor que los niveles que vivimos en México, también es cierto que nuestro país está en el camino al cambio de celulares por teléfonos inteligentes, el acceso a internet móvil cada vez es mayor y más utilizado, cada vez una mayor cantidad de personas de todas las edades inundan las redes sociales, y eso sin duda representa un potencial político extraordinario.

Los actores políticos de todos los niveles percibieron inmediatamente este potencial y decidieron comenzar a sacarle provecho, sin embargo el uso de redes sociales pareció más complejo de lo que muchos se imaginaban y empezaron a enfrentar una realidad hasta el momento desconocida: En las redes sociales, la población cuestiona, se siente libre, responde, reprocha, no se queda callada; y eso aterró a muchos. La mayoría estaban acostumbrados a planear campañas informativas, en donde las propuestas eran unidireccionales y escuchadas a la fuerza en mítines donde faltar era sinónimo de perder el “apoyo” económico del candidato y asistir significaban horas en el rayo del sol, una playera, una gorra, un sándwich y muchas promesas que era por todos sabido, no se iban a cumplir.

Aunado al desconocimiento con respecto a la interacción político-votante a través de las redes sociales, de inicio la mayoría se vió cara a cara con uno de los mayores problemas de la política mexicana: El desinterés de la población. ¿Por qué la población iba a seguir los comentarios, boletines u opiniones de políticos desprestigiados?¿Por qué les iba a permitir ser parte de un mundo virtual privado? ¿Por qué iba a politizar su facebook o twitter? Al menos al inicio no había incentivo alguno.

Una red social es exitosa en gran medida por la facilidad que tengan sus usuarios para interactuar entre ellos, para eso fueron creadas, para compartir información, opinar, ser retroalimentado. Así, algunos políticos entendieron que para tener éxito y ser influyentes en una red social no bastaba tener millones de seguidores o amigos, incluso eso podría no servir de nada. Lo verdaderamente importante y apreciado por los seguidores o usuarios era el grado de interacción que se tenía con los demás actores, y la naturalidad en la comunicación de la información.

Y así nació la popularidad de algunos y el declive y abucheo para otros, tal es el caso del Senador Manlio Fabio Beltrones al cual después de horas de Twittear e interactuar con sus seguidores solicitando propuestas para las reformas que impulsaba en el Senado, de la noche a la mañana dijo que eran tantas propuestas y tanta información que se sentía abrumado y que no podía por el momento dar respuesta a todos sus seguidores por lo que se retiraba de la red social…¿Demasiada interactividad para un político formado en el antiguo régimen priisita junto con todas sus viejas costumbres incluyendo la de no escuchar al electorado? ¿Falta de capacidad para adaptarse a las nuevas tecnologías? Juzguen ustedes mismos.

Por el contrario nos encontramos con políticos como el diputado Gerardo Fernández Noroña, el diputado Luis Videgaray o el ex presidente del PAN Manuel Espino que utilizan sus cuentas de Twitter para platicar con sus seguidores, responder sus comentarios, exponer sus aspiraciones políticas y pelear fervientemente con sus detractores, eso los ha vuelto influyentes entre los usuarios de la red de 140 caracteres.

Si bien es cierto que Twitter ha propiciado un acercamiento entre lo políticos y sus electores, no debemos confundirnos y pensar por eso, que los políticos mexicanos están dejando de lado esa vieja costumbre de dar discursos en lugar de generar diálogos, muchos como el mismo Presidente de la República ocupa la red social para dar a conocer boletines acerca de sus actividades o temas de coyuntura nacional e internacional, sin embargo jamás desde que abrió su cuenta ha mostrado el mínimo grado de interactividad con el pueblo que intenta gobernar y mucho menos ha mostrado siquiera un ápice de interés en escuchar las propuestas que por ese medio se le hacen.

Si los políticos desean estar en las redes sociales y convivir con los votantes, nosotros como electores debemos utilizar estas herramientas para exigirles que cumplan sus promesas de campaña, debemos exigir que utilicen esos medios para informar acerca de sus acciones y para ser retroalimentados y que no conviertan las redes sociales en simples plataformas en donde continúen hablando pero sigan evitando escuchar las réplicas y opiniones.

¿Quién es para ustedes el político más influyente de Twitter?

Apunte final: Pido una disculpa a nuestros lectores por la falta de estas “Reflexiones” durante el mes de enero. Sin embargo a partir de Febrero estamos nuevamente cada semana entregando a ustedes una nueva “Reflexión”.

Sígueme en Twitter: @rafa8702

Mi mail: rafa8702@gmail.com

Anuncios