Desde las elecciones de candidatos el EDOMEX está que arde, la política se vive en su máxima expresión, cabildeos, negociaciones, ofertas, peticiones, declaraciones. Cada paso que los tres grandes partidos dan, lo hacen o intentan hacerlo de la manera más calculadora posible. ¿Por qué tanta efervescencia? La respuesta en tan simple para el PRI y tan compleja para el PAN y el PRD.

El PRI desea fervientemente recuperar la presidencia de la república aun y cuando eso signifique que en el camino, los paradigmas políticos y reglas no escritas cambien para no regresar a ser las mismas. La primera de ellas se rompió cuando por primera vez en 7 décadas el llamado “Grupo Atlacomulco” no vi a su candidato postulado para la gubernatura, al menos eso parece. Pero esta decisión es mucho más relevante de lo que aparenta.

Los partidos de oposición han calificado la decisión Priista como el anuncio anticipado de fracturas y traiciones al interior del partido una vez que comience la campaña, lo que a la postre se traducirá en la pérdida de sufragios y la perdida de la gubernatura dando paso a la tan anhelada alternancia. Sin embargo aunque muchos están verdaderamente “convencidos” de que el PRI ha tomado la peor decisión, la realidad es otra o al menos se percibe diferente.

Antes de propiciar fracturas internas por la imposición de un candidato, Enrique Peña Nieto y el PRI optaron por nombrar a un candidato diferente, a un candidato que los militantes pedían, lo que en la lógica más simple generaría un afecto inmediato y un apoyo ciego, el PRI le da el mensaje a su militancia de una toma de decisiones renovada encaminada a retener el control del EDOMEX y con eso las amplias prebendas de todos los grupos Priistas que se han beneficiado por casi un siglo a los mismos de siempre.

En lugar de desbaratarse en la pre-campaña, el PRI ya está listo, recorriendo las calles, repartiendo despensas, posicionando el nombre de su candidato, tomando una ventaja valiosísima cuando se trata de una elección tan delicada. Mientras tanto ¿Que están haciendo el PAN y el PRD?

Una vez más los partidos de oposición plantean una alianza, a todas luces antinatural, creada para buscar el poder por el poder con el pretexto de despojar a los “caciques” del EDOMEX para traer a los nuevos caciques. Para cualquier defensor de la alianza será difícil explicar: ¿Por qué si es necesaria y es la mejor opción, no se ha concretado? La oposición ha cometido errores tras errores, y, al menos en mi opinión a estas alturas con alianza o sin alianza, la elección ya se inclinó hacía el PRI. Aquí algunas razones:

Los bloques de izquierda teniendo un candidato sólido, apoyado por las bases, con una intención de voto nada despreciable calcularon que esos números eran insuficientes y necesitaban sumar los votos de otros partidos, su única opción fue el PAN.

El PAN, sin ningún candidato con arrastre y con una imagen sumamente dañada por las acciones presidenciales sabe que no tiene posibilidades de ganar en solitario, pero su base de votos vale y vale mucho para el PRD, tanto que el costo por los votos panistas es el candidato perredista.

Con el PRI haciendo pre, pre-campaña y un PAN que ha perdido todo sentido de la ideología partidista, la decisión más difícil la tiene la izquierda mexicana; Izquierda que decidió dejar la decisión en manos de los mexiquenses, pero después del voto popular a favor de la alianza, el PRD decidió que la gente, su gente, no sabía lo que hacía y sin mayores explicaciones la votación pasó de ser el instrumento de decisión, a ser un apoyo más para que los delegados Perredistas tomen la decisión de ir en alianza o ir solos.

Si el PRD escoge ir en alianza se queda sin candidato, sin líder moral y le regala sus votos al PAN, (si, al PAN del presidente espurio, ladrón, borracho, pero que en esta elección parece haber perdido todos esos adjetivos). Si decide decir No a la alianza pierde los votos del PAN (Si, el mismo PAN de las decenas de miles de muertes por la guerra contra el narcotráfico) pero evita mayores fracturas internas que de acrecentarse dejarían a la izquierda sin posibilidades de pelear en el 2012.

Ante este escenario, ¿Todavía hay alguien que crea que el PRI perderá las elecciones? Mientras el PAN y el PRD terminan de hacer cálculos, ya habrán perdido la cuenta de los “apoyos” y despensas entregadas en todo el EDOMEX, ya se encontrarán con un estado tapizado de rojo que ofrecerá pocos espacios para escuchar a un par de partidos de oposición que sin poder organizar a su militancia, se antoja difícil que puedan organizar a uno de los estados más importantes del país.

Apunte final: Es verdaderamente deprimente ver a un Bravo Mena suplicando al PRD (Si el PRD que tomó la tribuna para que Calderón no tomara protesta, que tiene su propio “Presidente Legítimo” y que los llama ladrones y asesinos) que acepte ir en alianza, ya que él de verdad es un candidato prometedor, que tiene el apoyo de la Presidencia de la República y que los conducirá al triunfo. Ver a un pre-candidato que llegó a las más altas esferas panistas doblar las manos ante sus adversarios políticos, habla mucho de cómo sería su Gobierno: Sumiso.

Sígueme en Twitter: @rafa8702

Mi mail: rafa8702@gmail.com

Anuncios