YoSoy132Rumbo a las elecciones presidenciales del próximo 1 de Julio existen dos opiniones en polos opuestos respecto al “despertar” de  la juventud mexicana. Por un lado tenemos a los mexicanos que apoyan incondicionalmente a los jóvenes universitarios y que comparan su movimiento con la llamada “Primavera Árabe” que en el curso de un año se encargó de derrocar a dictadores en el medio oriente que parecían imposibles de vencer; de esta forma, hay quien equipara el movimiento juvenil iniciado bajo el lema #YoSoy132 como la ola capaz de derrocar al sistema político mexicano para tener lo que consideran como un cambio verdadero.

Por otro lado encontramos las opiniones de gente que percibe que si bien el movimiento estudiantil surge con un interés genuino a ser escuchados y un medio de protesta social, ha desperdiciado muchos cartuchos útiles y perdido el rumbo: Lo mismo apoya la democratización de los medios de comunicación, que a los papás de la guardería ABC, que a los movimientos campesinos; cuando la intensión original era levantar la voz ante lo que consideraban un intento por imponer al candidato del PRI como el próximo presidente de México.

Desafortunadamente el movimiento estudiantil no consideró que el ingresar al foco del sistema político mexicano era lógico y natural que se iban a encontrar automáticamente con dos posturas: las de los políticos e instituciones que apoyarían su causa y los políticos e instituciones que se sentirían agredidos por ese sentimiento de libertad que emanaba del movimiento. Y en política muchos sabemos que el sistema partidista es capaz de cualquier cosa con tal de deshacerse de los adversarios políticos.

En este sentido, el movimiento #YoSoy132 se adentró a pelear en contra Goliat con una estructura débil, creada al vapor. La intensión explícita de no tener un líder si no un vocero los convertía en un blanco fácil para las estructuras nacionales sumamente organizadas con las que cuentan el PRI y el PAN y recientemente el PRD.

El barco #YoSoy132 empezó a convertirse en un barco que ante la ausencia de capitán o guía, tenía un sentimiento colectivo de supervivencia pero no un camino claro o un puerto marcado hacía el cual arribar.

Personalmente creo, que el movimiento estudiantil es y será siempre necesario, pero ese movimiento informado que ayuda a que las propuestas políticas puedan permear entre la sociedad que no es asidua a informarse, entre aquellos que no tienen acceso a las redes sociales y entre aquellos que si lo tienen para que puedan diferenciar la realidad de la fantasía.

La verdadera “Primavera Mexicana” puede hacerse una realidad si los movimientos estudiantiles pueden ser lo suficientemente efectivos el 1 de Julio para convencer a la mayor cantidad de personas de asistir a las urnas y expresar libremente su voto.

El verdadero reto se encuentra en tener la capacidad de operar a favor de la democracia mexicana, permitiendo que el pueblo alce la voz no solamente en las calles si no también en las urnas, de manera consiente e informada, de manera solidaria con el futuro de todos los mexicanos y con la convicción de no relegar nuestro derecho al voto a las estructuras partidistas para que decidan el futuro de todos.

¡A votar este 1 de Julio!

Sígueme en Twitter: @Rafa8702

Mi Mail: rafa8702@gmail.com

Anuncios