donald.jpg
REUTERS/Kevin Lamarque

Una de las más polémicas propuestas de campaña del ahora Sr. Presidente Donald Trump se empieza a materializar, la construcción o reforzamiento (porque el muro ya existía) de una barrera que ayude al control migratorio de Estados Unidos.

Desde que fue anunciada en México se pericibió como una ofensa, y más porque en reiteradas ocasiones se ha señalado que México será el responsable de pagarlo. Quizá no directamente pero si afectando las remesas, reduciendo apoyos, incrementando el costo de visas, etc.

Sin embargo este tema del “muro” en conjunto con las medidas económicas anunciadas y el abandono de tratados, deberían también enseñarnos un par de cosas.

Primero, cuando una nación elige a alguien claramente en contra del “establishment” (aún formando parte de él y habíendose beneficiado de él), que lo único que promete es destruir las reformas a los sistemas de salud, desconocer los acuerdos internos y externos, y hacer a un país grande de nuevo culpando de todo a factores externos, parece que está encaminado a generar más caos que beneficios. Ir en contra de todo lo establecido es muy facil en el discurso, tener planes y acciones concretas que respalden ese discurso es lo importante.

En México dejamos que alguién como Peña Nieto y su equipo llegaran al poder a Mover a México y después nos asustamos de que alguien como Trump sea presidente de Estados Unidos. ¿Donde está la congruencia? Aquí el segundo aprendizaje, no vayamos a elegir a alguien con el mismo discurso vacio para el 2018. ¡Abuzados!

Tercero, si el congreso de Estados Unidos autoriza que el país use recursos por el órden de 10,000 millones de dolares en un muro, es su problema y su dinero. ¿Ven que importante es votar en las elecciones intermedias por diputados y senadores? Sin embargo en México permitimos que partidos políticos nombren diputados como Carmen Salinas, sin recibir un voto ni terminar la primaria. ¡Abuzados de nuevo! ¿Queremos que nuestros congresistas muestren la altura y la categoría que tiene el país? Eligamos políticos de altura. ¿Queremos seguir teniendo Carmelitas Salinas en las cámaras? No nos quejemos después.

Cuarto, para mi, ¡bienvenido el muro! espero que a través de él dejen ya de pasar los arsenales con los que se abastece el crimen organizado y los millones de dolares de ganancias que generan los cárteles en Estados Unidos. Ambas cosas estoy seguro serán benéficas para México.

Dentro de cada crísis siempre hay oportunidades, depende de nosotros aprovecharlas, dejemos el discurso de que la solución es “Ya no compres en sus cadenas ni sus marcas” “Ve a los mercaditos” “Apoya la economía de los mexicanos” ¿Es que en Walmart, Starbucks, Ford, General Motors, Mc Donalds, etc. ya no tienen trabajadores méxicanos? ¿En que momento cambiaron su plantilla por trabajadores de Estados Unidos? Me lo pregunto para que tenga sentido boicotearlos. De otra forma y suponiendo que eso fuera a pasar ¿Cuál es el objetivo de querer “boicotear” el trabajo de cientos de familias ¡MEXICANAS! Por favor no seamos ridículos.

¿Queremos ayudar al país? ¿Que les parece si vamos dejando de dar moches y mordidas y denunciamos públicamente no solo al trabajador que los pide, también al amigo, vecino y empresario que los ofrece? De acuerdo con transparencia internacional, la corrupción nos cuesta al rededor de 347,000 millones de pesos. ¿Tirar el dinero en un muro nos parece ilógico? Con esta cantidad Trump podría construir su muro y todavía tener para la ceremonia de inauguración.

Estados Unidos puede hacer en su territorio y con su dinero lo que quiera, ¿Por qué el muro nos indigna y queremos cambiar a un país cuando no queremos cambiar al nuestro? ¿Qué tal si denunciamos no solo al gobierno corrupto y la mafia en el poder, si no a todos aquellos que viven de la política y los impuestos de todos los mexicanos sin hacer absolutamente nada desde hace años? Diputados y Senadores plurinominales, dirigentes de partido que hablan mucho y hacen poco, sus equipos, integrantes de los gobiernos con “base” que su trabajo es ir a calentar diario su lugar, entre muchos otros. Los conocemos, sabemos quienes son pero preferimos voltear hacía otro lado o peor aún defenderlos. ¿Aún no sabemos por qué Mexico es el país más corrupto de la OCDE y uno de lo más corruptos DEL MUNDO?

Sí, económicamente podrán venir tiempo difíciles, pero serán aún más dificiles si como mexicanos estamos más pendientes de los XV de Rubí que de todo lo que podemos hacer por nosotros mismos. Salir a votar, exigir a nuestros representantes, denunciar la corrupción y en 2018 no elegir a otro Trump, serán algunas de las acciones que nos pueden sacar adelante.

Anuncios