Enemy.png
Foto: aldianews.com / 2017

Desde el 20 de enero México ha estado bajo constante presión diplomática y económica con las medidas adoptadas por el presidente Donald Trump. Con un discurso lo suficientemente agresivo para pensar que en estos momentos él es nuestro peor enemigo.

 

Sin embargo, durante las últimas semanas ha quedado claro que, si bien Donald Trump está empeñado en perjudicarnos, no es nuestro peor enemigo. Bien lo dice una frase popular en nuestro país: “El peor enemigo de un mexicano…es otro mexicano”

Esto es algo que hemos escogido como un comportamiento que es naturalmente aceptado y parte de nuestra cultura, pero que igual que cualquier otro comportamiento está también en nosotros el cambiarlo…si es que verdaderamente quisiéramos hacerlo.

  • Primero comenzamos fomentando un boicot contra todas las empresas estadounidenses, “consume local” y se nos olvidó que si bien la marca podrá no ser mexicana todo su personal si lo es, suponiendo que eso funcionara, los que se quedan en la calle eran los empleados mexicanos. ¿De verdad pensamos que una compañía que reportó solamente en el cuarto trimestre del año 2016, 10,338 millones de pesos se asustó mucho? E insisto si el “boicot” funcionara ¿Cómo afectaría esto a Trump o a Estados Unidos? ¿Quién estaría poniendo en la calle a las familias, Trump o los mexicanos?
  • De este movimiento resurge la campaña “Hecho en México” para identificar y fomentar el consumo de lo que está al menos parcialmente hecho en México para apoyar la economía local. La acción a mi parecer es una excelente iniciativa, comprar en Walmart no es el problema, comprar manzanas estadounidenses teniendo junto las mexicanas que podamos distinguir con el sello “Hecho en México” me parece una excelente alternativa. ¿Lo irónico? fue la presentación del programa en un hotel Hilton. ¿No que íbamos a consumir local? Sin embargo, como la campaña era algo con lo que muchos se identificaban, no hubo presión, al contrario, aplausos al presidente. ¿Será mediocre su gobierno solo por casualidad o porque nosotros no exigimos que las cosas se hagan bien hechas?
  • ¿El colmo del sentimiento nacionalista y la campaña consume local? La NFL anuncia su juego en México y parece ser que a todos se les olvidó el consume local… Alegría, gozo, incluso palabras de agradecimiento a la NFL y sus equipos por traer el espectáculo a México. ¿Qué pasó aquí? Personalmente observé como muchos de los que se desgarraron las vestiduras dejando de ir un fin de semana a Walmart fueron los primeros en apuntarse, difundir el evento, invitar a sus amigos.
  • ¿Ven por qué el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano? No importa que se pierdan trabajos, “boicoteemos empresas”. Consume local, pero no nos dura ni 2 semanas el gusto. Y si viene un evento 100% estadounidense anunciado para dentro de medio año al que perfectamente podríamos renunciar en símbolo de protesta al trato que se le ha dado a México, vaciamos la cartera para ir. Si seguimos cambiando oro por espejos o espectáculos, entonces no nos quejemos del trato de que se le da a México y a los mexicanos. Nos pueden ofender, nos pueden tratar de delincuentes, pueden jugar con nuestra economía, pueden incluso poner el riesgo el futuro de generaciones. Pero nosotros no vamos a dejar de ir a aplaudirle a Tom Brady por su último campeonato. Si el mismo Tom Brady que apoyó abiertamente a Trump.
  • Tom Brady apoya a Trump, Trump emprende una ofensiva contra México sin precedentes en la relación México-Estados Unidos, los mexicanos compramos 80,000 boletos para ir a aplaudirle a Brady. Pregunta sencilla ¿Dónde está el enemigo?

Tenemos todo como país para superar este difícil momento, desde luego hay que apoyar lo hecho en México, pero no solamente un fin de semana. Hay que apoyar a México y a los mexicanos todos los días.

¿Ya se revirtió el gasolinazo? Porque estamos muy ocupados con otros temas y como siempre parece que a este ya nos acostumbramos

¿Ya tenemos resuelto el problema con los migrantes? ¿El que tengan una vida digna para que no tengan que arriesgarse cruzando a Estados Unidos y que aquellos que regresan tengan oportunidad de salir adelante?

Después del gasolinazo exigimos que se redujera el sueldo de los funcionarios públicos y sus prestaciones. ¿Ya lo logramos? ¿No nos estaremos distrayendo con el “Consume Local”?

¿Ya se encontró y castigó a los responsables de los saqueos con pretexto del gasolinazo? Porque como sociedad ya dejamos de exigirlo. ¿Funcionó la estrategia del “rumor”? Peor aún ¿Ya no nos interesa que los responsables rindan cuentas?

Por lo pronto será más fácil comprar un boleto de la NFL, Formula 1 o cualquier otro espectáculo estadounidense que exigir a nuestro gobierno que resuelva los temas que afectan nuestra economía y la de nuestras familias.

A los que llenarán el Estadio Azteca con la NFL y el Foro Sol con la Formula 1, me da gusto que nuestra cultura prehispánica no se pierda y sigamos entregando nuestro oro a cambio de espejos. Que no se pierda esta bonita costumbre.

Anuncios